Un milagro llamado Gio

Gio descansa feliz tras su rescate. Foto suministrada - Zaria I. Vega

El pequeño can es uno de muchos salvados gracias a ángeles boricuas, protectores de los animales

Por Militza J. Rodríguez
Reportero Digital Puerto Rico

Gio fue atropellado y luego arrastrado sin piedad por el pavimento en el 2018.

Sus patas traseras se encontraban en puro hueso y carne viva cuando la organización sin fines de lucro Rabito Kontento lo salvó.

Al momento de ser atendido y durante gran parte de su recuperación inicial, Gio tuvo que ser sedado para reducir el dolor tan grande que sentía y acallar sus gritos de sufrimiento, expresó el veterinario, Antonio Rivera.

Sus genitales estaban severamente afectados. Por eso sus rescatistas al principio lo nombraron Kari, ya que pensaban que Gio era hembra, dijo Rivera a Reportero Digital Puerto Rico.

Un mes después, y luego de arduos tratamientos, que incluyeron medicamentos por vena, cambios de vendajes y limpieza de las heridas a diario, Gio pudo comenzar a recuperarse hasta volver a caminar, agregó el doctor.

El 12 de abril del 2018, Zaira I. Vega decidió acoger a Gio. Su casa sería un albergue temporal (foster home) para él hasta que Rabito Kontento pudiera conseguirle un hogar permanente.

“Lo vimos tan solo, triste. Mis hijos vieron lo inhumanos que pueden ser los humanos y me pidieron que le diéramos foster home por un tiempo,” dijo Zaira. Posteriormente, la familia decidió adoptarlo cuando se dieron cuenta de lo mucho que Gio los quería a ellos y a su otro perro, Max. “Le encanta estar con Max, lo cuida,” dijo. “Llora si Max está con sed o quiere salir y está amarrado. Es bien hermoso, y se adaptó súper rápido,” añadió.

En el 2017, Rabito Kontento logró rescatar 295 animales y 321 en el 2018, informó la voluntaria Sharon Deliz.

Reveló que en el área Norte de Puerto Rico hay más incidencia de maltrato animal, principalmente en los meses de febrero y marzo, ya que las familias regalan animales en Navidad, pero luego de unos meses los abandonan.

El maltrato en los animales más común que Rabito Kontento ha recibido es el abandono. “Heridos a machetazos y quemados con ácido han sido de los casos más violentos, como el caso de Lex, el de Baby Martin, y ahora Kontan,” abundó Deliz.

Lexi, quien estuvo en recuperación por dos meses, fue víctima de un ataque a machetazos. Los voluntarios de Rabito Kontento la encontraron con heridas de hacía apróximadamente tres días en la cara, cabeza, y muy cerca de la yugular. La Policía aclaró que este fue un ataque bajo ira y descontrol.

Por otro lado, Baby Martin es un Shih Tzu que fue quemado y luego envuelto en una bolsa de basura que lanzaron a un pastizal, esperando que muriera. Sin embargo, una de las personas que cuidó de Baby Martin mientras este se encontraba bajo tratamiento luego lo adoptó.

Entre otros rescatados figura Kontan. Es un Chihuahua de apróximadamente cuatro años que fue quemado con agua caliente o ácido, y que además padece de hipertiroidismo, definido como cuando la glándula tiroides genera más hormonas de lo que se considera normal. Kontan se encuentra hospitalizado actualmente y bajo arduo tratamiento, informó Rabito Kontento.

La Ley 154 del año 2008, Ley para el Bienestar y Protección de los Animales, define al maltrato como “todo acto u omisión en el que incurre una persona, sea guardián o no, que ocasione o ponga a un animal en riesgo de sufrir daño a su salud e integridad física y/o emocional”. El maltrato animal en Puerto Rico es más común de lo que parece, y este puede convellar una multa o hasta un máximo de 15 años en prisión según esta ley.

“Debemos esterilizar y castrar para evitar la sobrepoblación de animales en Puerto Rico. No te quedes callado ante un caso de maltrato, denuncia y salva una vida, y recuerda que el maltrato es inaceptable y un Rabito Kontento es adorable”, expresó Deliz.

Para reportar un caso de maltrato es importante que se comunique con el cuartel de la Policía más cercano, el 9-1-1, o en casos de negligencia pueden contactar al grupo de Oficiales de Investigación de Crueldad Animal (OICA), quienes están bien capacitados para manejar estos casos.