Plata con sabor a oro para la USC en voleibol femenino

María Gómez responde enérgica en el partido crucial del torneo 2018. Foto José Raúl Santana

Desde el 2008 las Delfinas de la Universidad del Sagrado Corazón no llegaban a
un campeonato de la LAI

Por José Raúl Santana
Reportero Digital Puerto Rico

Luego de casi una década sin disputar el campeonato de voleibol de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), las Delfinas de la Universidad del Sagrado Corazón (USC) llegaron a la final y lograron la presea de plata.

El sexteto sagradeño cayó derrotado en cuatro parciales ante las Juanas del Colegio de Mayagüez en el tercer y decisivo choque de la serie final, celebrado en la casa de las mayagüezanas.

Los parciales de la victoria mayagüezana fueron 25-21, 25-18, 19-25, y 25-19.

La última aparición de las Delfinas en una final de la LAI, en el voleibol, fue cuando se coronaron bicampeonas en el 2007-2008

En esta ocasión, las Juanas conquistaron su tercer título en línea en el voleibol universitario.

“No fue el resultado que esperábamos pero esto es una plata con sabor a oro. Estamos orgullosas de lo que logramos y solo nos toca prepararnos para seguir mejorando y con el favor de Dios ganar la de oro el año que viene”, expresó la voleibolista María Gómez.

“Luchamos hasta el final, y creo que hablo por todas cuando digo que lo dejamos todo en la cancha”, explicó Gómez en entrevista con Reportero Digital Puerto Rico.

La estelar jugadora, que cursa su segundo año universitario, calificó de exitosa esta campaña para las Delfinas.

“Me siento muy orgullosa de mi trabajo hasta ahora ya que he tenido una temporada muy fructífera. El año pasado no era una jugadora titular. Llegué como última al equipo y también sufrí una lesión al comenzar la temporada pasada que me desmotivó muchísimo. Sin embargo, trabajé mucho y me propuse como meta ser jugadora titular este año, asecho que logré cumplir”, manifestó Gómez al evaluar su desempeño al cierre de la jornada deportiva.

Gómez aseguró sentirse muy honrada de llevar los colores de Sagrado Corazón. “Siento un honor increíble en poder llevar puesta la camiseta de este equipo y así, poder representar mi universidad”, puntualizó.

El equipo femenino de voleibol de la USC posa orgulloso al cierre del torneo 2018. Foto José Raúl Santana

El progreso del equipo de voleibol femenino de la USC de un año a otro fue notable con la llegada del dirigente Ramón Lawrence. El año pasado quedaron eliminadas en los cuartos de final, pero en los pasados meses se revitalizaron y quedaron subcampeonas.

“El equipo ha mejorado mucho en la cuestión táctica, técnica y física se ha visto la
individualidad de las jugadoras de superación. Se trabajó para llegar a la final”, comentó el entrenador de las sagradeñas.

“Comenzamos a trabajar desde verano. Quizá algunos equipos no empezaron a trabajar así, pero era necesario para poder lograr el avance que han tenido las jugadoras”, agregó Lawrence.

En tanto, la directora atlética, Mari Batista, augura un buen futuro para el equipo de voleibol.

“El año pasado fuimos desventaja. Este año somos ventaja. La mayoría son jugadoras de segundo año quiere decir que me queda por hacer historia todavía y va a haber mucho de qué hablar en Sagrado”, sostuvo Batista, quien inculca la educación en sus estudiantes-atletas.

“Es un proceso donde está dando resultado de educar a través del deporte, disciplina, dedicación, esfuerzo, no rendirse, dar el máximo y saber que uno puede lograrlo”, finalizó Batista.

Por otro lado, en la rama masculina, los Delfines de la USC no lograron la misma hazaña que las Delfinas tras ser eliminados en los cuartos de finales antes los nuevos campeones Pioneros de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, que no lograba un campeonato en esta disciplina desde el 1997.

El equipo masculino de voleibol luchó con gallardía en el torneo 2018. Foto José Raúl Santana