Gaviones contra la erosión costera

 


DRNA cómplice de erosión costera que afecta a la Isla

Experto en medidas antierosión denuncia fallas en soluciones del DRNA 

Por Perla Alessandra Hernández Negrón

Reportero Digital Puerto Rico

Atribuirle a huracanes y marejadas ciclónicas la pérdida de arena en las playas es muy común en discusiones sobre erosión costera. Sin embargo, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) también ha contribuido a la dispersión del problema, asegura experto en territorios de la compañía Maccaferri, Alberto Blasini.

De acuerdo a Blasini, por los pasados años el DRNA compró a Maccaferri Puerto Rico (empresa de ingeniería civil enfocada en protección ambiental), gaviones a base de material corrosivo para emplearlos en diferentes litorales del País.

Los gaviones o ‘‘jaulas’’ son cestos rectangulares de malla de alambre que se llenan de rocas para evitar que corrientes de aguas arrastren sedimentos.

‘‘Venían a la oficina y compraban gaviones de acero galvanizado para montar en playas. Yo no puedo montar un gavión galvanizado ni con cubierta en PVC (policloruro de vinilo) en una zona marítimo terrestre costera, porque la fricción de la piedra, la arena y el agua salada va a deteriorarlo rápidamente’’, manifestó Blasini en entrevista con Reportero Digital Puerto Rico.

Asimismo, el experto en gaviones precisó que el uso incorrecto de la técnica ‘’implica crear un problema adicional, que por falta de orientación, ocasiona que el alambre se exponga, se rompa y cause heridas en los seres humanos’’, dijo.

‘‘Eso es una guerra constante de orientación que nosotros tenemos con agencias estatales como el DRNA y hasta con muchos clientes o diseñadores, que entienden que los gaviones fallan, y es porque no le dan el uso e instalación apropiada. Maccaferri realiza anualmente más de 8 a 10 seminarios con el Colegio de Ingenieros de los Estados Unidos, DRNA, FEMA y diseñadores, para entrenar y educar sobre los materiales que nosotros vendemos’’, puntualizó Blasini.

Ante tal imputación, el director actual de la División de Zona Costanera del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, Ernesto Díaz, garantizó que el DRNA ‘‘no va permitir más la colocación de gaviones’’ en litorales.

‘‘El área de permisos ya tiene una información sobre esto. Lo debemos eliminar, ya que expone a un riesgo potencial al usuario de esa playa. Existen otros gaviones con materiales no corrosivos, pero no son recomendados’’, añadió.

A falta de dinero federal, menos playas

Aunque la pérdida de sedimentos en las playas es una situación que alarma a las personas con casas y establecimientos aledaños al mar, Díaz indicó que las soluciones, tanto naturales como ‘’estructurales’’, se basan en medidas de altos costos que requieren de ayudas federales.

‘‘Para atender la erosión, en términos de áreas prioritarias, se necesita financiamiento. En Puerto Rico se están proponiendo proyectos, pero son procesos costosos. Además, permisos complejos y evaluación de la oceanografía del lugar’’, sostuvo el director del Programa Marítimo Terrestre

Y es justo en este momento cuando la entidad gubernamental realiza un estudio integral -con miras de convertirse en un plan estratégico- para manejar el sedimento en las costas. Esto, con la ayuda financiera del Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos, según Díaz.

Asimismo, aseguró que la agencia gubernamental tiene entre sus planes a corto plazo, la instalación y creación de dos arrecifes de corales artificiales en playas de Condado y Dorado, para que así el oleaje no siga entrando hasta la franja litoral.

‘’Es una alternativa que siempre examinamos porque estamos atendendiendo el riesgo a mayor distancia. Una propuesta que se mantienen imitando a los arrecifes naturales y se ubicaría en sitios que, por su posición y profundidad, disipan la energía del oleaje a mayor distancia de la costa’’, sostuvo Díaz.

En países latinoamericanos como México, el cual dio inicio a la medida desde 2011 con la Playa Santana del estado de Veracruz, la estrategia ha reflejado buenos resultados, según un informe de la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Navegación Mexicana.

El documento formula que en los primeros tres años de haber colocado los arrecifes se reflejaron mejoras en la producción de vegetación marina y sedimentación dentro de las estructuras, ‘‘aportando así un cambio ambiental benéfico social, que se transforma en una estrategia económica’’.

El proyecto se desarrolló en cuatro etapas que se basaron en construcción, transporte y desplante, colocación y seguimiento constante de la técnica.

Otras alternativas

 Por otro lado, existen otras alternativas, que pese a que fueron clasificadas por Díaz como ‘‘muy costosas’’, se pueden llevar a cabo en las playas afectadas.

Así es el caso de la nutrición de costas, que consiste en recrear playas moviendo arena de un sitio a otro.

‘‘Al afectarse el equilibrio del balneario por eliminación de dunas, construcción y una serie de intervenciones humanas, se desplazan la franjas de costas. En muchos casos, como en Dorado, había un área que no tenía playa y ahora lo es’’, detalló Díaz.

De igual forma, destacó lo efectivo que puede ser el proceso de recreación de playas en conjunto con arrecifes de corales artificiales.

‘‘Sería excelente y definitivamente la forma más efectiva. El DRNA está pensando en eso. Es bien costoso al igual que los arrecifes artificiales, pero lo estamos evaluando’’, dijo el experto.

Pese a las soluciones, Díaz confirmó que ‘’de aquí a los próximos años’’ la situación se agravará por el alza en el nivel del mar.

‘‘La situación no va a mejorar porque con el aumento del del mar tenemos más riesgos de erosión. En Puerto Rico, lamentablemente, tenemos muchas playas en estados crítico de erosión’’.

De acuerdo a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) el calentamiento global provoca que el mar incremente 3.4 milímetros por años.

Infográfica nivel del mar actual

 

Twitter: @perlalessandra

E-mail: infoperlalessandra@gmail.com

El mar se traga sus hogares

Por Perla Alessandra Hernández Negrón

Reportero Digital Puerto Rico

Imagine vivir en un lugar con vista al mar, un sol radiante y el melódico sonido que provocan las olas al chocar, y que de repente se percate de que el agua se ha tragado la mitad de su patio. Creíble o no, esta es la realidad de los vecinos de la comunidad Fortuna Playa en Luquillo ante las consecuencias de la erosión costera.

Para Alma Ramos, residente desde hace más de 40 años en el sector, abandonar su hogar cuando la marea sube o se acerca el paso de un evento atmosférico, es una de las situaciones más difíciles que ha tenido que soportar con el pasar del tiempo.

‘‘¡Ay! esto es impredecible. Cuando yo empecé a vivir aquí, la orilla del agua era lejos. Jugábamos pelota y habían pinos. Pero el mar empezó a comer, comer y cada año está más fuerte’’, dijo la ama de casa mientras observaba el agua.

Ramos, quien vive con su esposo, hija y nietos, relató a Reportero Digital Puerto Rico que a raíz de la situación ha temido por su vida y la de su familia. En especial, durante las temporadas de huracanes.

‘‘Da miedo. Nosotros nos vamos en tormenta, pero mi vecinos se quedan y eso. Después están gritando que los saquen por la experiencia que viven. A ellos les entra el agua (a la vivienda) y llega hasta al frente’’.

En el 2015 el litoral luquillense fue una de las 32 playas identificadas como las de mayor riesgo tras erosión costera, ya que ‘‘su pérdida tendría graves impactos para la promoción de la actividad turística, tanto a nivel municipal y regional como internacional’’, sostiene un comunicado del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Sin embargo, ante el problema, la solución del DRNA se ha basado solamente en colocar estructuras de piedras (parecidas a rompeolas o gaviones) en el patio trasero, para que las fuertes marejadas no penetren en la estructura del hogar, aseguró Ramos.

‘‘Recursos Naturales ha puesto esto pa’ aguantar la marea o golpe de agua que viene’’, sostuvo la mujer.

De igual forma, dijo que el Municipio de Luquillo ofrece alternativas de desalojo exclusivamente cuando ocurren eventos atmosféricos.

El Estado no hace nada

Un caso similar al de Ramos, es el del también residente de la comunidad Fortuna Playa, Raúl Viera de 43 años, quien señala que la erosión del litoral incrementó a causa de la construcción fallida de un malecón para los pescadores.

‘‘Desde que hicieron eso, la playa empezó a erosionar. La mayor erosión costera que se está dando aquí fue por el pequeño mini puerto pesquero que hicieron hace como 20 años, el cual se quedó en la nada y se cambiaron las corrientes marinas de esta área’’, expresó Viera.

Tras la denuncia de Viera, Reportero Digital Puerto Rico se comunicó con Jesús Acosta, presidente de un grupo de pescadores de Luquillo.

Acosta, a cargo de la Asociación de Pescadores El Capitán, afirmó que en el lugar se hizo un proyecto, cuyo nombre era Villa Pesquera, que consecutivamente se abandonó por resultados adversos.

‘‘Invirtieron millón y pico de dolores en rompeolas. Se construyó e hicieron un dragado de 20 pies, pero las cabezas pensantes de nuestro país obviaron la realidad de las corrientes submarinas. Tampoco tomaron en cuenta la opinión de los pescadores del área y obtuvieron los resultados que no se suponen se debían tener’’, comentó Acosta.

El pescador aseguró también que ‘‘en los últimos años se trató de evitar que el espacio se convirtiera en un estacionamiento público’’, pero el DRNA colocó vallas para que los pescadores no pudieran tomar acción alguna.

Mapa satelital del 2006Para el 2006 existía una extensa franja divisoria entre arena y agua en la Playa Fortuna de Luquillo. (Foto Perla Alessandra Hernández Negrón) 
desps2 A raíz de la erosión de costas, así luce el litoral luquillense diez años después. (Foto Perla Alessandra Hernández Negrón)

Twitter: @perlalessandra

E-mail: infoperlalessandra@gmail.com

Jóvenes descalifican la labor del Estado ante erosión de costas de la Isla

Evidenció un sondeo realizado a universitarios

Por Perla Alessandra Hernández Negrón

Reportero Digital Puerto Rico

El gobierno no está trabajando lo suficiente para combatir la erosión que afecta a las costas de Puerto Rico, según un sondeo respondido por estudiantes de la Universidad del Sagrado Corazón.

En el estudio, que se llevó a cabo con 11 jóvenes entre las edades de 17 a 22 años, los alumnos expusieron las razones por las cuales el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (agencia a cargo del asunto) no se está ocupando del problema.

‘’Cada día son más las comunidades aledañas a las costas que sufren de inundaciones por el alto oleaje, debido a la irresponsabilidad del gobierno al no manejar y no proteger estas costas de nuestra isla”, sostuvo el estudiante de 21 años Luis Abdiel Reyes.

Mientras que la joven de 21 años, Laura Pérez, manifestó que el gobierno no da un ‘’énfasis necesario a ese aspecto de Recursos Naturales, porque en Puerto Rico se enfocan más en lo comercial y lo que genera más economía”.

Infográfica

Escucha más reacciones a continuación:

Twitter: @perlalessandra

E-mail: infoperlalessandra@gmail.com

Estragos de la erosión

Por Perla Alessandra Hernández Negrón

Reportero Digital Puerto Rico

Twitter: @perlalessandra

E-mail: infoperlalessandra@gmail.com