Sin edad para el Alzheimer

Es un mito considerar que la enfermedad  le da solo a personas mayores

Por Ismael Carazo

Reportero Digital Puerto Rico

     Las personas mayores no son las únicas propensas a ser diagnosticadas con alzheimer, según un estudio citado al por el doctor William Torres Figueroa.

El estudio, publicado en medlineplus.com,  indica que la enfermedad puede hacer su aparición a temprana edad.

El alzheimer se describe como una forma de demencia que afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento, aunque no se conocen causas exactas.

En el pasado se consideraba que era una enfermedad que afectaba solo a personas de edad avanzada, pero se han dado casos en que personas jóvenes han sido diagnosticadas, revela el estudio que identifica a pacientes menores de 60 años.

Según el doctor Joseph Campellone, quien es uno de los responsables del análisis, el alzheimer a temprana edad puede ser causado por algún golpe severo en la cabeza que haya creado una anomalía en los procesos funcionales del cerebro. Otras causas pueden ser que tenga un pariente consanguíneo cercano, dígase un hermano o padre con la enfermedad o que tenga ciertos genes ligados al mal de alzheimer, estimó el galeno.

Aunque ya está científicamente comprobado que el alzheimer puede aparecer temprano en la vida de un ser humano, las probabilidades de que esto pase son mínimas. Según cifras provistas por el Departamento de Salud de Puerto Rico, nueve de cada diez pacientes de alzheimer en Puerto Rico y los Estados Unidos pasan de los 60 años.

No obstante, el analisis índica que factores como pertenecer al sexo femenino o tener problemas cardiovasculares, como colesterol alto, pueden aumentar el riesgo de adquirir la dolencia. Así sea una persona joven o de mayor edad, los síntomas de esta enfermedad pueden ser identificados de igual manera.

Los síntomas de un paciente de alzheimer no son igual de claros que los de otras enfermedades. Un paciente de alzheimer suele tardarse en entender lo que le está pasando ya que estos incluyen dificultad en muchas áreas de la función mental. Como en muchas otras cosas que trae esta enfermedad, son los familiares o las personas alrededor del paciente los primeros en percatarse de lo que está ocurriendo.

 

Sintomas Alarmantes

Según el escrito, el síntoma más común es cuando el paciente comienza a olvidar cosas. Aunque este es el más frecuente, es uno de los más difíciles de leer cuando el mal se da en una persona envejeciente,  ya que se tiende a asumir que el paciente olvida las cosas debido su vejez. Contraste a un paciente de mayor edad, los síntomas de olvido en una persona joven son muy alarmantes y claros indicadores de que algo anda mal.

Otros síntomas en personas de edad avanzada que señala el informe son, dificultad con el lenguaje, falta de percepción en las situaciones de su día a día y la más alarmante para los familiares o personas a su alrededor es el cambio constante de emociones. Un paciente de alzheimer suele reaccionar de manera agresiva y en un corto periodo de tiempo volver a un estado calmado o viceversa, como si sufriera de bipolaridad.

Por otra parte, hay síntomas que aunque las personas envejecientes también los demuestran, son más alarmantes cuando se ven en personas jóvenes y pueden ser indicadores de que estos son candidatos a ser pacientes de alzhéimer prematuro. Uno de ellos es la dificultad de hacer más de una tarea a la misma vez, cuando un joven demuestra estos problemas son una señal de alerta, a diferencia de una persona mayor, simplemente porque se supone que a su edad joven no tenga esta dificultades.

Otros de estos síntomas pueden ser dificultad para resolver problemas, olvidar hechos o conversaciones recientes y necesitar más tiempo para llevar a cabo actividades más difíciles. Cuando un joven demuestra todos estos síntomas, no necesariamente significa que sufre de alzheimer prematuro, pero si son indicadores que sus funciones mentales no están al nivel de una persona normal, y como señala el documento, ese es el comienzo de todos los pacientes de alzheimer.

Incluso a los mismos profesionales en medicina se les hace muy difícil identificar la enfermedad en un paciente cuando no está desarrollada. A medida que el mal empeora, los síntomas son más evidentes. El estudio identificó los cambios en los patrones de sueños, depresiones o agitaciones sin explicación, olvidar hechos de su propia vida, alucinaciones, discusiones y comportamientos violentos como los puntos mas deteriorantes de la enfermedad.

Después de todo, el alzheimer es un tipo de enfermedad en la que el paciente no logra darse cuenta de lo que le está ocurriendo, por ende no puede recurrir a ayuda por su cuenta. La doctora María Del Carmen Ruiz, quien trabaja en el Hospital del Maestro en Puerto Rico, además de ser una especialista en medicina general, es encargada de un paciente de alzheimer, su madre,  y cuenta el delirio de cuando esta fue diagnosticada.

“Recuerdo que el síntoma que en realidad me hizo abrir los ojos fueron las cambios de actitud, mi mamá siempre había sido una persona pasiva, y cuando comenzó a reaccionar de manera violenta yo supe que algo andaba mal” dijo Ruiz, quien lleva ya 13 años cuidando de su madre con esta enfermedad.

 

Ajustes en el Hogar

 

Ruiz profundizó en los métodos de tratamiento para un paciente de alzheimer, y los que ella ha utilizado con su madre. “Lo principal y primero que se debe entender es que la enfermedad no tiene cura, el paciente jamás volverá a ser el mismo, por ende debe ser un compromiso real y con mucha calma”, señaló.

La doctora afirmó que mediante medicamentos se puede disminuir el progreso de la enfermedad aunque, resulta muy “costoso” y “difícil de hacer”. Explicó que algo que la ha ayudado mucho a ha sido modificar el ambiente del hogar para que el paciente puede desempeñar mejores actividades diarias.

“Yo he tratado de modificar todo el hogar de manera que ella se sienta lo más cómoda posible, nunca altero mucho la decoración ni donde se encuentran las cosas. Aunque yo sé que se le olvidaran como quiera, pero esto la ayuda a crear un patrón que yo he notado que ella lo sigue, sin darse cuenta” expecificó Ruiz. Además del ambiente, las actividades que lleva a cabo con su madre son las cosas que ella más solía hacer, según la doctora esto a veces la ayuda a reconocer personas de su pasado y momentos.

Algunas de las actividades son prestarle algún tipo de tela para que ella lo cosa, bajo su supervisión, o una caminata por el parque, pero la actividad que más la ayuda es la recitación de poemas. Ruiz llama estas actividades, no científicas, “su mejor medicina”, debido a que ella alega que es cuando más saludable y feliz ve a su madre, más que cuando está bajo medicamento.

“Yo sí sé que la medicina funciona, pero de esta enfermedad no hay mucho conocimiento y en realidad no hay medicina que la ataque directamente, si no que las medicinas que se ofrecen atacan algunos de los efectos como los cambios emocionales, la perdida de sueño, la depresión etc”, explicó Ruiz, quien describió la medicina para los pacientes de alzheimer como “calmantes disfrazados” y alegó que prefiere tratar de hacer a su madre feliz haciendo las cosas que a ella más le gustaban que simplemente darle un medicamento y que parezca un “zombie”, en sus propias palabras.

Finalmente, Ruiz lleva 13 años cuidando de su madre y ella confiesa haber pasado por momentos en donde ella perdió las esperanzas por completo, pero en años recientes ha estado en las mejores condiciones desde que fue diagnosticada. El alzheimer se conoce como una enfermedad que cada año deteriora más y más al paciente, pero Ruiz alega haber desarrollado una buena estrategia para cuidar de su madre y opina que todo paciente de alzheimer tiene una oportunidad de encontrar un patrón de vida en donde tenga sus momentos de felicidad. “a ellos se les olvida todo, hasta cuales eran las cosas que los hacia felices, por eso los familiares son esenciales, para que se recuerden por ellos”, opinó Ruiz, sobre los pacientes de alzheimer.

Twitter/@Icarazo24

Icarazo24@gmail.com

 

Versos que nunca se olvidan

 

A sus 85 años, Luz Raquel Gilot Velázquez no recuerda gran parte de su vida. En su mejor día puede que reconozca a su hija, sin embargo hay algo que nunca olvida, el poema “En La Brecha” de José de Diego.

El Escrito es el arma principal de Luz Raquel para combatir el Alzheimer. Su hija, María del Carmen Ruiz, considera los versos de José de Diego “la mejor medicina” para su madre.

Luz Raquel fue diagnosticada con Alzheimer en el 2003 a sus 72 años, en ese momento la enfermedad no se había dejado sentir. Recordaba casi todo con claridad, pero según su hija, cada año ha ido empeorando y han habido periodos en específicos que el declive ha sido drástico.

“Cuando le diagnosticaron la enfermedad, los primeros años, no se notaba mucho la perdida de memoria. Mis esperanzas estaban por las nubes, pero como a los 6 a 7 años el deterioro era evidente. Todo paso como que de momento”, dijo Ruiz, quien tiene experiencia en el campo de la medicina, se graduó de la Escuela de Medicina de la Universidad de Kansas State y hasta el momento su paciente principal ha sido su madre.

Además del alzheimer, en el 2010, Luz Raquel fue diagnosticada con una irregularidad en los latidos de su corazón y túbieron que colocarle un marcapaso, dispositivo para corregir el ritmo cardiaco. La salud de Raquel llegó a estar en condiciones muy criticas, esta probó muchos medicamentos. Su hija llamo el proceso “frustrante” y “desesperante”, debido a que veía como ningún medicamento parecía hacerle efecto.

“He visto a mi madre pasar por horas en una operación, tomar tratamientos, consumir innumerables medicamentos y levantarse peor luego de todo eso”, explicó Ruiz, que a pesar de ser una estudiante de la ciencia de las medicinas, dice haber encontrado una solución diferente a los días en que su madre se pierde por completo.

Asimismo recuerda como en el 2009, seis años después de haber sido diagnosticada con alzheimer, fue el año en el que Luz Raquel mas sufrió deterioro en los 13 que lleva desde que se descubrió su enfermedad. Sin embargo, fue en este mismo año, en una tarde del verano, cuando María se encontraba devastada por que su madre había olvidado su nombre y el de sus tres hijos, de repente la escuchó recitando el poema “En la Brecha” de José De Diego, no era un poema desconocido para Maria, es el mismo que siempre recito durante su infancia.

“Al momento no reaccione para nada, ese era su poema favorito y siempre nos lo recitaba cuando nos quería motivar por algún motivo, y tan pronto la escuche estaba tan concentrada en lo negativo que estaba ocurriendo que no me senté a analizar que se había recordado del poema”, confesó María. Fue despúes en la noche, conversando con su hijo que analizó que aunque Luz Raque se estaba viendo bien mal, recordó completo el poema.

Al día siguente, María se sentó con su madre a tratar de que esta volviera a recitar el poema, a verificar si había sido una casualidad, pero efectivamente, Luz Raquel lo recitó perfectamente, verso por verso, sin equivocarse. María describe como fue un momento “especial” porque comenzó a pregúntarle de experiencias del pasado donde Luz Raquel había utilizado este poema para aconsejarla y motivarla, y esta comensó a recordarlos cada vez más.

“Llamo el poema de José De Diego su mejor medicina porque además de ser de las pocas cosas que ella recuerda, este le trae una felicidad diferente cada vez que lo recita, y es el comienzo a otras memorias que están conectadas al poema por siempre. En realidad es lo más que la ayuda a recordar y a sentirse mejor, mas que cualquier medicamento”, explico María, quien considera el alzheimer “la peor enfermedad del mundo” porque no hay medicina que pueda curarla, pero opina que las cosas que siempre te han hecho feliz en la vida son la mejor arma encontra de ella.

Twitter/Icarazo24

Icarazo24@gmail.com

 Poco Conocimiento sobre las causas del Alzheimer

Sondeo en la Universidad del Sagrado Corazón demuestra poco conocimiento de estudiantes de Sagrado acerca del alzheimer

 

Un sondeo realizado en la Universidad del Sagrado Corazón demostró cierto desconocimiento de un grupo de estudiantes sobre las causas del alzheimer .

De once estudiantes entrevistados, solamente 2 tenían un conocimiento básico de que puede causarle alzheimer a una persona.

“Se que puede ser hereditaria pero no conozco que mas la puede causar”, dijo a Reportero Digital Tania Cordova. Este tipo de planteamiento fue común entre los entrevistados, ya que casi todos conocían únicamente este síntoma.

Cinco de los once entrevistados comunicaron estar al tanto de que la enfermedad causa al paciente perdida de memoria, fue uno de los únicos efectos de la enfermedad que esta claro entre los estudiantes.

“Es una enfermedad generativa que las personas ya cargan y va empeorando poco a poco”, explicó a Reportero Digital Daisy Ayala, una de las pocas entrevistadas que si tenía una idea de las causas de la enfermedad. La joven atribuyó su conocimiento a experiencias ayudando a un familiar que es paciente de Alzheimer.

 

 

Día de las madres en el Hogar Lucero del Alba, en Bayamón

 

 

1

El hogar Lucero del Alba en Bayamón es uno de los centros con más pacientes de Alzheimer en la isla, afiliado a la Federación de Alzheimer de Puerto Rico.  Foto Por: Ismael Carazo

 

2

Familiares presentan regalos a sus relativos, pacientes de Alzheimer, en las actividades de día de madres. Foto Por: Ismael Carazo

 

3

Empleados del municipio de Bayamón participan en la actividad como voluntarios ayudando a distribuir la comida a los pacientes y familiares del Hogar. Foto Por: Ismael Carazo

 

4

“Es nuestra manera de ayudar a estos pacientes a pasar un buen día de las madres”, dijo José López, uno de los cocineros de “Iris Catering “, quienes prepararon la comida de la actividad gratuitamente. Foto Por: Ismael Carazo

 

 

 

5

Entre música, baile, comida y familia celebraron el día de las madres los pacientes de alzheimer del Hogar Lucero del Alba. Foto Por: Ismael Carazo

 

6

El músico Alex Falcón fue uno de los invitados que llevó entretenimiento a los pacientes y familiares. Foto Por: Ismael Carazo