Salvadores de tinglares

Educar: Clave para salvar los tinglares

Líder ecologista señala la importancia del conocimiento

Por Elisa Valdés Irizarry

Reportero Digital Puerto Rico

Educar a la comunidad es clave para proteger a los tinglares que llegan a nuestra Isla a reproducise, señaló la portavoz de 7 Quillas, entidad dedicada a la conservación de esta especie en peligro de extinción.

“Nuestra meta es poder educar a la comunidad sobre lo que está sucediendo en esa playa (Ocean Park), para que se respete esta especie”, resaltó Ivette Núñez, portavoz del grupo.

Sin duda, son muchas las amenazas que enfrentan los tinglares, pero el factor humano es el más determinante. “La mayor amenaza, una vez ellas llegan a anidar o a eclosionar, lamentablemente somos los humanos y los desperdicios que dejamos en nuestras costas”, señaló Núñez, asegurando que es un efecto antropogénico, lo que se refiere al efecto de la acción humana.

Además, asegura que la basura que los seres humanos producen se convierte en un factor determinante contaminando nuestras costas e imposibilitando el desarrollo de diversas especies de tortugas que eclosionan en nuestras costas.

Del mismo modo, señaló que la erosión es también un gran factor que amenaza a esta especie y se puede atribuir a los cambios ambientales y climáticos, que causan las personas de muchas maneras.

Grupos ambientalistas

7 Quillas y otros grupos ambientalistas, además de proteger a estas especies, educan a la comunidad para que su encuentro con las tortugas sea uno ameno para ambas partes. Si una persona ve un tinglar, “debe guardar distancia, evitar contacto con la tortuga, llamar a los números de Servicios  Naturales del Cuerpo de Vigilancia o al Grupo Tortuguero más cercano”, aseguró Núñez.

“La labor del grupo Tortuguero 7 Quillas es principalmente la conservación y la protección de esta especie (Dermochelys coriacea) tinglar, durante su anidaje y las futuras eclosiones. Ese es nuestro propósito principal”, destacó Núñez.

Entre los grupos voluntarios más destacados en Puerto Rico, se encuentran Yo Amo El Tinglar, agrupación de Arecibo; Amigos de las Tortugas Marinas (ATMAR), de Maunabo; Chelonia en Dorado; Vida Marina, que opera en Aguadilla e Isabela, entre otros.

La portavoz del grupo puntualizó que si ve un tinglar en proceso de anidaje, “puede quedarse disfrutando del proceso, pero siempre callado y tratar de no tener contacto directo con la tortuga”.

“Estamos teniendo mucha cooperación, pero falta mucha educación”, opinó Núñez. Cabe destacar que aunque los números son cambiantes, a nivel mundial solamente una de 1,000 tortugas llega a la etapa juvenil y de reproducción.

Al inicio de la temporada 2016, en la playa de Ocean Park y en El Condado se han contabilizado ocho nidos, según Núñez.

La entidad 7 Quillas cuenta con 15 voluntarios que hacen la diferencia en nuestras costas, procurando los derechos de esta especie en peligro de extinción. Sin embargo, la portavoz planteó que necesitan más ayuda del gobierno para seguir su labor de proteger las playas, las costas y para reforestar, ya que muchas tortugas necesitan vegetación para poder anidar.

“Puede que nosotros no estemos proveyendo esa playa ideal para las tortugas marinas, porque no tenemos las condiciones necesarias para que puedan anidar”, concluyó Núñez.

Vigilante el DRNA

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) es la entidad que vigila las playas y como parte de su labor también protege a los tinglares.

El DRNA y organizaciones comunitarias llevan a cabo proyectos de conservación de tortugas marinas y restructuración del área costera. Realizan patrullajes diurnos y nocturnos en zonas de alto valor ecológico y en el caso de las tortugas vigilan el adecuado movimiento de los neonatos hacia el mar.

Según la página de internet del DRNA, en el 2015 se contabilizaron un total de 1,874 nidos que comparado con los 1,386 del 2013, reflejó un aumento de 488. La agencia explicó que los tinglares tienen un comportamiento bienal por lo que se comparan las estadísticas de cada dos años.

En el 2013, el DRNA contabilizo 77, 000 neonatos. Sin embargo, en ese periodo el por ciento de eclosión fue más bajo de lo normal ya que el promedio es de 53 por ciento. Mientras que en las pasadas temporadas se registro un 63 por ciento de nacimiento, señalo el DRNA.

En conjunto ambas organizaciones tanto gubernamentales como comunitarias trabajan mano a mano para que estas especies en peligro de extinción un día dejen de estar amenazadas.

elisavaldes22@hotmail.com

Twitter: @elisavaldes22

Merma el anidaje

Riesgos, peligros y amenazas que enfrentan los tinglares

Por Elisa Valdés Irizarry

Reportero Digital Puerto Rico

En Puerto Rico las áreas de anidaje de los tinglares han disminuido debido a la construcción de proyectos residenciales, turísticos e industriales y a la expansión de zonas urbanas en áreas costeras.

Sin embargo, estos no son los únicos factores que afectan a esta especie. El vandalismo de nidos, los robo de huevos y la matanza de las hembras cuando salen a anidar son también graves problemas que merman la especie, según informa en su página en línea Coquipr, una organización ecologista dedicada a resaltar e informar sobre las especies autóctonas puertorriqueñas.

Por esto los grupos encargados de la prevención de las tortugas marinas trabajan arduamente para que más tortugas tengan la oportunidad de llegar al océano.

También el reflejo de las luces producen desorientación en las tortugas. Debido a esto los neonatos cuando salen del nido, en vez de regresar al mar, caminan tierra adentro y mueren.

Además los tinglares son especialmente susceptibles a la ingestión de plásticos en el mar, cuando confunden los mismos con aguavivas, señalo Coquipr.com

Esta especie fue incluida en la lista de especies en peligro de extinción en el 1970. El tinglar está protegido por la Ley 241, conocida como la nueva Ley Estatal de Vida Silvestre, y la Ley Federal de Especies en Peligro de Extinción. El matar, dañar, molestar, atrapar, comprar o vender una tortugas marinas es un serio delito federal que puede conllevar una multa de hasta $50,000 o un año de cárcel.

elisavaldes22@hotmail.com

Twitter: @elisavaldes22

Precaución: Tinglares en nuestras costas

Debemos salvaguardar esta especie que se encuentra en peligro de extinción

Por Elisa Valdés

Reportero Digital Puerto Rico

IMG_7140

Varios grupos como 7 Quillas se dedican a la conservación del tinglar, especie en peligro de extinción desde el 1970. Foto suministrada por Grupo Tortuguero 7 Quillas.

IMG_7136

Si una persona ve un tinglar debe guardar distancia y evitar cualquier tipo de contacto con la tortuga. Foto suministrada por 7 Quillas.

IMG_7139

Al inicio de la temporada 2016, en la playa de Ocean Park y en El condado se han contabilizado ocho nidos, según Ivette Núñez, portavoz de 7 Quillas. Foto suministrada por 7 Quillas.

IMG_7138

“La mayor amenaza, una vez ellas llegan a anidar o a eclosionar, lamentablemente somos los humanos y los desperdicios que dejamos en nuestras costas”, señaló Núñez. Foto suministrada por Grupo 7 Quillas.

IMG_7137

El tinglar está protegido por la Ley 241, conocida como la Ley Estatal de Vida Silvestre, que prohíbe matar, dañar, molestar, atrapar, comprar o vender tortugas marinas. Foto suministrada por 7 Quillas.

elisavaldes22@hotmail.com

Twitter: @elisavaldes22

Urge inversión para la protección de los tinglares

Estudiantes de la USC se expresaron sobre el tema en sondeo de Reportero Digital

Puerto Rico

Elisa Valdés

Reportero Digital Puerto Rico

En Puerto Rico urge invertir más fondos para la protección de los tinglares, según un sondeo realizado por Reportero Digital Puerto Rico en la Universidad del Sagrado Corazón.

De 11 alumnos entrevistados, nueve creen que se debe invertir con prioridad para la protección de los tinglares.

Solo dos de los entrevistados opinaron que esto no es prioridad, aunque es una especie en peligro de extinción.

“Nos toca a nosotros los que sí queremos hacer la diferencia. Es un animal que aún está en peligro de extinción y mucha gente no lo cuida”,  señaló a Reportero Digital Puerto Rico Cristina Quiñones, residente de Gurabo.

Del mismo modo, Osvaldo Osorio, residente en Fajardo, destacó el deber del gobierno ante el cuidado del tinglar, asegurando que “como todo organismo vivo, el gobierno debe velar por su protección”.

Por su parte, Carmen Vélez, residente en Lares, opinó que la inversión para la protección de los tinglares no debe ser una prioridad, por considerarlo un asunto que “puede ser secundario o terciario”.

Mira el video:

elisavaldes22@hotmail.com

Twitter: @elisavaldes22