Patente el rechazo a empleados multitatuados

Foto Por Allyson Torres

Trabajadores perciben rechazo y discrimen por sus tatuajes

Por Allyson Torres

Reportero Digital Puerto Rico

“Los patronos ven a las personas multitatuadas de forma superficial”, aseguró Magdiel Santos Ramos en una entrevista con Reportero Digital Puerto Rico.

Aunque dice nunca haber recibido palabras discriminatorías por parte del público en general, los gestos de desprecio y discriminación hablan por sí solos.

Santos Ramos, quien tiene 24 tatuajes, cuenta que trabajó en el Departamento de Hacienda, como asistente administrativo, en el área de delítos contributivos y su posición requería de interacción con distintos departamentos en su área de trabajo, pero su físico lo llevó a ser marginado por sus compañeros.

“La realidad es que nunca me han dicho ni una palabra sino más bien es la actitud de la gente, la reacción al verte con un tatuaje”, expresó Santos Ramos al explicar los gestos del público al ver su cuerpo todo tatuado.“El body language ha sido las peores palabras, ”, agregó.

Por otra parte, Francisco Rosado, solicitó un puesto como cocinero en un antiguo restaurante llamado Gaucho Burger, en Guaynabo, siendo advertido con anterioridad del rechazo que sentía el propiertario del local por las personas con tatuajes.

Cuenta que durante el transcurso de la entrevista, el entrevistador fijaba su mirada continuamente en su antebrazo derecho, donde tiene el diseño de un hongo en representación de un video juego y gracias a esto no obtuvo el trabajo.

Más adelante visitó el restaurante para cenar, como de costumbre, percatandose de que le habían cedido el puesto a alguien sin experiencia y esto le fue confirmado por un amigo que trabajaba en el lugar.

“Un tatuaje no debe decidir si vas a trabajar o no en un sitio, o si deben darte trabajo, no tiene sentido”, expresó Rosado, mostrando indignación.

Francisco nunca espero ser rechazado por el tatuaje que lleva en su brazo derecho.
Francisco nunca espero ser rechazado por un tatuaje. Cree que esto no define tu capacidad como trabajador. (Foto por Allyson Torres)

Por otro lado, dermoartístas como Julian Rivas, propietario de Red Monkey Tatts, opinó que estos comercios son los responsables de la percepción que tenga el público sobre las personas con muchos tatuajes.

“Si ellos imponen (los comercios), y ya tienen un tipo de criterio sobre qué personas van a mostrarle al público, son responsables parcialmente de la percepción de la gente”, aseguró el tatuador. “Si ellos determinan que estas personas (multitatuadas) son muy fuertes para ellos, están educando al público de esa manera”, agregó Rivas.

Aunque también dice entender que algunos comercios no acepten a personas de fuerte apariencia para no limitarse a un público específico.

Deben conocer la historia

De igual manera, Santos asegura comprender que existan patronos que no acepten a personas con este físico, dado a que la perspectiva que tienen los gerenciales de algunas empresas hacia las personas multitatuadas es una superficial debido al desconocimiento sobre la historia detrás de estos diseños, que data para los años 3000 antes de Cristo.

Y así lo confirma el portal cibertenético de arte e historia, Cultura Colectiva, que muestra la fotografía de un hombre encontrado en el año 1991, momificado en los Alpes y con 61 tatuajes en su brazo izquierdo. También muestra fotos de Cleopatra, Constantino, Martín Hildenbrandt, entre otras figuras de la historia que llevaban su cuerpo marcado.

“Aquí el problema no trata de un tatuaje o no, sino de ese hombre interior que está escondido y el mundo no ha visto a través de nuestra vida”, señaló el extrabajador del Departamento de Hacienda. “Historiadores dicen que los dioses marcaban a aquellos que eran hijo de la serpiente, y en arameo la serpiente es símbolo de sabiduría”, agregó el expredicador.

Ya las miradas extrañas se han vuelto parte de su rutina diaria, Sin embargo, para Magdiel, sus tatuajes son la revelación de distintos procesos y lecciones a lo largo de su vida y por tal motivo no permite que el rechazo de la gente lacere su autoestima.

twitter_circle_color-256

 

 

Email: allyson.torres265@gmail.com

Joven puertorriqueño anhela ser tatuado por los mejores  “dermoartistas” del mundo

"Por siempre y para siempre, por amor al arte", es su frase favorita. Le recuerda constantemente que el arte es de sus mayores pasiones.
“Por siempre y para siempre, por amor al arte”, es su frase favorita. Le recuerda constantemente que el arte es de sus mayores pasiones. (Foto por Allyson Torres)

Tiene 23 años y uno de sus sueños consiste en hacer de su cuerpo una obra de arte

Por Allyson Torres

Reportero Digital Puerto Rico

Luis Fermín Ríos es un apasionado del arte y ha decidido transmitirlo a través de su cuerpo, según relato en entrevista con Reportero Digital Puerto Rico.

Fermín desarrolló su amor por el tatuaje cuando se encontraba en la escuela secundaria, y solía hacer controversiales “graffitis”.

Fue ahí que nació la certeza de que su cuerpo debía ser tatuado por los mejores artistas del mundo.

“Desde niño he deseando viajar el mundo, conocer y recolectar el arte de los tatuadores que son de mi agrado”, comentó el toalteño.

Su primer tatuaje se ubica en el dedo corazón de ambas manos creando una oración completa que lee “Por siempre y para siempre, por amor al arte”, afirmando su pasión por el grabado en la piel.

Artistas como Desiree Ortíz, Bengie Archilla Saree Gonzalez, Xomi y Esco han sido los protagonistas de la galería que lleva en su cuerpo.

Actualmente tiene 15 tatuajes que son del agrado de muchos, y de desagrado para otros.

Sin embargo, dice nunca haber sentido el rachazo de forma tan cercana como cuando fue a cenar a un restaurante del pueblo de Caguas, junto a familiares y amistades, todos tatuados, donde el anfitrión del restaurante tardó apróximadamente una hora en cederles una mesa. Y más adelante el mesero asignado para servirles tardó 30 minutos en llegar, para luego tomar la orden de “mala gana”, acercarce a un compañero y lanzar comentarios como,”parecen títereas, parecen andrajos, seguramente se irán sin pagar”.

Aunque las palabras discriminatorias se han vuelto parte de su diario, Luis Fermín asegura no prestarles atención y no hacer de estas una desmotivación.

También dice nunca olvidar las palabras que una vez le dijo su padre, “Si te vas a tatuar no quiero que te quejes después y llores porque te estan discriminando, porque esa es una desición que tú tomastes y tienes que vivir con eso”. Aunque su padre no es partidario de los tatuajes, le ha dicho que trabaje para dejar un legado eterno, y Fermín crée que esta puede ser una gran forma de nunca morir y ser recordado.

Actualmente, Fermín Ríos aspira a ser quiropráctico, es fiel creyente que su físico no dicta su capacidad cognitiva y que no sería el primer profesional que lleva todo su cuerpo lleno de tatuajes.

Sus tatuajes son símbolo de sus seres queridos. Mira la foto galería

Universitarios opinan sobre el rechazo a los tatuajes en los empleos

Sondeo en la USC indaga sobre como las personas creen que afecta el exceso de tatuajes al momento de buscar empleo

Por Allyson Torres

Reportero Digital Puerto Rico

Tal parece que el exceso de tatuajes figura ser un problema de imagen al momento de solicitar empleo, según refleja un sondeo realizado por Reportero Digital Puerto Rico en la Universidad del Sagrado Corazón.

De las 12 personas entrevistadas, 8 dieron una respuesta afirmativa, ante la premisa de “¿Entienden que una persona con exceso de tatuajes se cierra las puertas al momento de buscar empleo?”.

El 66 por ciento de los entrevistados, adjudicó este problema al discrimen que aún existe en algunas empresas y a los códigos de vestimenta que exigen a sus empleados.

“Nuestra generación lo ve como arte, pero generaciones pasadas lo ven como simbolo de ganga”, aseguró Carmen Vélez, residente de Larez.

Sin embargo, Giovannie Quiñonez, estudiante, entiende que no son las personas quienes se cierran las puertas, si no las compañías quienes las cierran con sus reglamentos. “Un tatuaje no define a la persona”, agregó el ponceño, asegurando que este es un tipo de discrimen.

De igual forma, el cagüeño Osvaldo Fonseca comentó que hay muchas personas que tienen los estereotipos bien marcados y que un tatuaje no dicta el desempeño de un trabajador.