Nefasto brillo en Puerto Rico

 

Por Christie Montalvo

Reportero Digital Puerto Rico

La contaminación lumínica en Puerto Rico alcanza niveles alarmantes y los intentos para controlarla resultan insuficientes.

Al examinar mapas satelitales, la Isla es una de las más iluminadas del Caribe.

La contaminación lumínica o luminocturna se define como “la alteración de la luminosidad natural nocturna que impacta adversamente el ambiente y la salud de los seres vivientes. Implica cambios en la pureza natural de la oscuridad de la noche que afectan sus parámetros químicos y físicos”, destaca la Asociación de Maestros de Ciencia de Puerto Rico en su Acta Científica.

A pesar que el exceso de luz es un problema global, Puerto Rico es una de las islas más brillantes del Caribe y en el 2008 fue número uno a nivel mundial en consumo de energía por kilómetro cuadrado, según expertos.

“La evidencia nos demuestra que Puerto Rico es uno de los puntos más contaminados en la región caribeña. Incluso, la contaminación lumínica tiene efectos adversos en la Bahía Bioluminiscente Mosquito en Vieques y en la Bahía Bioluminiscente de La Parguera, provocando que se haya ido perdiendo la belleza de su efecto lumínico, por lo que generaciones presentes y futuras no pueden ni podrán disfrutarlo como en el pasado”, explica la Ley 218, del 9 de agosto de 2008.

El estauto tiene como propósito “prevenir y controlar la contaminación lumínica de los cielos nocturnos para el disfrute de todos nuestros habitantes, el beneficio de la investigación científica de la astronomía, y alentar la conservación de energía mediante el establecimiento de normas”.

A raíz de esta ley se creó el Programa para el Control y la Prevención de la Contaminación Lumínica, adscrito a la Junta de Calidad Ambiental (JCA).

En el foro “Aspectos Ambientales y Regulatorios sobre la Contaminación Lumínica en Puerto Rico”, la JCA unió sus esfuerzos a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en ingles); el Departamento de recursos Naturales y Ambientales (DRNA); y la organización Para la Naturaleza con el propósito de concienciar y proponer soluciones a este problema, informó la página oficial de internet de La Fortaleza.

La falta de acción al hacer cumplir leyes de protección ambiental e informar a los comercios de su implementación, es uno de los problemas más grandes, según el experto Rafael A. Caballero Torres, miembro del Comité Asesor sobre Contaminación Lumínica de la JCA, quien fue parte de una conferencia “Causas, efectos y soluciones para la contaminación lumínica”, ofrecida por La Sociedad de Astronomía de Puerto Rico.

Causas y efectos

“Cielos oscuros no tenemos en Puerto Rico”, comentó Caballero refiriéndose a los niveles de iluminación local, según la Escala Bortle de Cielos Oscuros.

La escala se extiende de 1 a 9 puntos y determina la claridad del cielo de distintas áreas. El número uno en la escala se refiere a las zonas libres de luz artificial, mientras que el número nueve se refiere a las zonas dentro de la ciudad que poseen un exceso de luz artificial.

El Fideicomiso de Conservación y la JCA, buscan crear Las Cabezas de San Juan, la primera reserva de cielos oscuros del mundo en el trópico, según Caballero.

Bortle Dark SkyLa Escala de cielo oscuro Bortle mide el reflejo de luz en la noche, para determinar la calidad del cielo nocturno. Foto tomada de Sky & Telescope

Algunos de los usos inapropiados de equipo que promueven la contaminación luminocturna incluyen: “el uso de iluminarias con mal diseño luminotécnico, colocación inapropiada, escape del flujo luminoso e iluminación excesiva”, expresó Caballero.

El experto en planificación ambiental añadió que este tipo de contaminación afecta el funcionamiento de distintos organismos, como lo es el ser humano, cuya percepción de la realidad es influenciada por la cantidad de luz a la que se expone.

Por otra parte, limita la creación de melatonina, que mejora el sistema inmunológico; y también puede llevar a la depresión, insomnio, ansiedad y problemas cutáneos, sostuvo Caballero.

Expertos dicen que el exceso de luz puede afectar de manera directa y permanente el desarrollo de la flora y fauna local; y el disfrute del ecoturismo.

Soluciones para controlar la contaminación

Entre algunas de las soluciones para controlar o disminuir el exceso de luz, se encuentran: el uso de sensores de movimiento para luces de seguridad, interruptores automáticos, ángulos eficientes para las luces, consultas a especialistas en iluminación, uso de estándares reconocidos para determinar cantidad y tipo de luz; y la sustitución de la luz de noche (“night light”) por una de bombilla roja que no afecta la vista.

Por otro lado, Caballero recalcó la importancia de educar al gobierno, compañías y ciudadanía, sobre la prevención de este tipo de contaminación.

Según el planificador ambiental, lo preferible seria comprar lámparas con el sello del “International Dark Sky Association”, que ofrece distintos diseños de lámparas que cumplen con criterios para la prevención de la contaminación.

Si identifica algún lugar o problema de invasión de luz puede acudir a la JCA y si es necesario, puede hacer una querella, concluyó Caballero.

Brillo negativo de la Isla

niveles de contaminación lumínica

El mapa satelital presenta los niveles de luz en Puerto Rico en el año 2015. Foto tomada de Bing/ Earth Observation Group/ NOAA National Geophysical Data Center

Contaminación lumínica en el CaribeEste mapa satelital presenta los niveles de luz, para determinar la presencia de contaminación lumínica en islas del Caribe en el 2015. Foto tomada de Bing/ Earth Observation Group/ NOAA National Geophysical Data Center

Contaminación lumínica en el mundoEn este mapa satelital se ven áreas sumamente pobladas como América del Sur y África poco iluminadas en comparación a Estados Unidos. Foto tomada de Google Maps/ Blue Marble/ Nasa’s Earth Observatory

Masiva contaminación lumínica en Borinquén

El exceso de luz afecta la flora y fauna de la Isla

Por Christie Montalvo

Reportero Digital Puerto Rico

La contaminación lumínica tiene un impacto negativo en especies que viven en zonas rurales y urbanas de Puerto Rico.

Según el Fideicomiso de Conservación e Historia de Vieques (VCHT) algunas de las especies más afectadas son tortugas, luciérnagas, mariposas, aves y coquíes.

Expertos señalan que parte de la fauna boricua depende de la oscuridad para desarrollarse, pero el exceso de luz artificial altera el ciclo natural en diversos lugares de la Isla.

“El exceso de luz perturba los siglos de vida y altera patrones de comportamiento”, afirmó Rafael A Caballero Torres, miembro del Comité Asesor sobre Contaminación Lumínica de la Junta de Calidad Ambiental y profesor de Ciencia en la Universidad Metropolitana, en la conferencia titulada “Causas, efectos y soluciones para la contaminación lumínica”.

La conferencia que se llevó a cabo en noviembre fue ofrecida por La Sociedad de Astronomía de Puerto Rico, con el propósito de crear conciencia sobre este tipo de contaminación.

“Las luces artificiales confunden a las tortugas que anidan y especialmente a los neonatos. Estos se desorientan y alejan del mar donde son vulnerables al ataque de los depredadores o mueren por deshidratación o exposición a los elementos”, señala el VCHT en un documento de orientación ciudadana.

Además del impacto directo que sufren las especies citadas, áreas de flora como la Bahía de Mosquito, en Vieques; La Parguera, en Lajas y la Laguna Grande, en Fajardo están siendo afectadas por este fenómeno.

El Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico lleva años trabajando con la comunidad para disminuir la contaminación lumínica en la Laguna Grande en Fajardo, la cual ha disminuido significativamente.

“Se ha documentado que ha bajado más o menos un 50 por ciento, que es un logro bien importante, pero todavía falta”, expresó Caballero.

El exceso de luz también afecta el ecoturismo porque disminuye el disfrute de los visitantes advirtió el experto

“Si nosotros lo valoramos y lo protegemos podemos tener de forma sostenible el recurso disponible”, concluyó Caballero sobre el beneficio económico que pueden tener estos recursos naturales.

En riesgo fauna local

Coqui La falta de oscuridad limita los ciclos de desarrollo del coquí, que acorta su expectativa de vida. Foto por Wilfredo Falcón/ CC BY-NC-SA 2.0

TortugasEl exceso de luz desorienta a las tortugas marinas, lo que hace que se alejen del océano y mueran como resultado. Foto por FreeImages.com/Rob Kimball

MariposasEl exponer mariposas a luces intensas afecta su sensibilidad visual y sus patrones de reproducción, poniendo en riesgo su supervivencia. Foto por FreeImages.com/Emile Spaanbroek

Luciérnaga Los insectos son cautivados por las luces artificiales de la ciudad, que los saca de su hábitat natural y los expone a nuevos depredadores. Foto por terry priest/CC BY-SA 2.0

PalomasLas luces artificiales alteran los patrones de vuelo de los pájaros, que en ocasiones, duran horas en el aire y mueren como resultado. Foto por FreeImages.com/Kuba A.

En duda la efectividad de leyes anti contaminación lumínica

Sondeo evidencia inconformidad con estatuto en el País

Las leyes existentes en Puerto Rico no combaten la contaminación lumínica, según la mayoría de las personas que respondieron un sondeo realizado por Reportero Digital Puerto Rico.

De 20 personas entrevistadas, 17 opinaron que las leyes en el País no controlan la contaminación lumínica porque el gobierno no las hace cumplir o porque los ciudadanos le hacen caso omiso.

Varios entrevistados mencionaron no conocer mucho sobre el tema, pero dijeron que la contaminación lumínica requiere más atención por parte del gobierno y los ciudadanos.

“No les conviene controlar las luces de noche porque reduciría el uso de energía eléctrica y entraría menos dinero a la AEE(Autoridad de Energía Eléctrica) y la gente está acostumbrada a la contaminación lumínica”, dijo Edison Rodríguez, residente de Bayamón. “Estarían perdidos si le apagan las luces”, añadió Rodríguez.

Sin embargo, María Codesal, residente de Bayamón, expresó que “depende en qué pueblo estés. Por ejemplo en el área metro no se controla la contaminación lumínica, pero si vas al campo o áreas como Cabo Rojo, Mayagüez y Fajardo realmente puedes apreciar las estrellas, ya que no hay mucho exceso de luz”.

(Mira el vídeo)

Para más información puede accesar las siguientes páginas:
Para saber más sobre el impacto de la contaminación lumínica según la Escala de cielos oscuros Bortle, acceda aquí.
Para más sobre la Ley 218 acceda aquí

montalvo.christie@gmail.com

Twitter: @CLkiwilove