El ballet: reto infantil para muchos

Su enfoque principal es la disciplina

Charibel Ceballos Hernández

Reportero Digital Puerto Rico

El ballet es un arte que exige mucha práctica. Para un buen comienzo es clave un buen entrenamiento desde temprana edad.

En Puerto Rico, cientos de niños y niñas practican fuertemente en esta disciplina. Sin embargo, no todos logran convertirse en profesionales.

La bailarina y educadora Laura Valentín explicó que suelen iniciar los entrenamientos más formales a partir de los seis años.

“Lo que se le da a los niños es una enseñanza formal en ballet que se comienza desde los seis años”, dijo a Reportero Digital Puerto Rico Valentín, maestra de Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico, al referirse a la opción de entrenamiento inicial en este campo.

Creo que los padres buscan una forma de enseñarle a sus hijos lo que es la disciplina. Están buscando que los hijos aprendan a tomar direcciones de otras personas que no sean ellos, opinó la educadora. En este proceso se prepara al niño para que se familiarice con el ballet. El enfoque principal es que el niño adquiera sensación de musicalidad, ritmo, coordinación, disciplina y el trabajo en grupo, señaló la educadora.

En el proceso también se entrena al niño para los pasos que de la próxima etapa, que se inicia a los siete años. “En esta edad se empieza a enseñar pasos más estructurados en la metodología del ballet. Se le empieza a exigir más”, declaró Valentín.

Según la bailarina, para una persona que va a empezar a estudiar ballet debe de practicar a diario, pero con diferente intensidad.

“Un niño pequeño, después de su clase no va a estar ensayando tres horas porque no tiene ese nivel de retentiva y su cuerpo no da para eso, pero si debe haber una enseñanza, como cuando vas a la escuela”, añadió.

Reto mayor

El mayor reto de muchos de los bailarines es adaptar su cuerpo y mantener el peso para poder tener una postura perfecta a la hora de bailar, expresó la bailarina Kiara Santana, quien ha tenido que superar la tentación de comer en exceso para mantener su postura. “Uno de los retos que he tenido que superar ha sido mantenerme en un buen peso, para poder llevar a cabo los pasos y las cargadas requeridas”, dijo la bailarina.

En entrevista con Reportero digital Puerto Rico, Santana confesó que el paso que más le ha costado trabajo hacer es el Calipso, ya que requiere que el salto sea más alto para poder realizar las vueltas y la posición de las piernas.

Sin embargo, la joven bailarina asegura que el aguantar dolor en los pies y el sufrimiento al estirar los músculos es parte del proceso. “Si no estás dispuesto a pasar por ello, pues sencillamente no estás hecho para este tipo de baile. Este baile requiere de amar y querer cada paso que haces y de reconocer que tu cuerpo puede llegar a hacer grandes cosas”, añadió.

Apoyo pobre en la Isla

Un problema que se ha podido ver con claridad en el ballet es la falta de apoyo de los puertorriqueños hacia este arte. El bajo interés por apreciar los pasos, la música y los movimientos aún permanecen.

Sin embargo, existen corporaciones sin fines de lucro como Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico, especializada en el ballet clásico y contemporáneo, dedicada a dar la milla extra y brindar una buena enseñanza.

Corporaciones como Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico, se beneficia de donaciones y bailes que realizan en los centros de bellas artes de Puerto Rico y en teatros de Estados Unidos, entre otros.

Actualmente como todas las organizaciones, se esfuerzan para realizar y demostrarle al público lo más que aman, el ballet.

Charibel28@gmail.com

Twitter: @Charibelch

 

Ballet sacrificado

Su mayor sacrificio ha sido adaptar su cuerpo

Charibel Ceballos Hernández

Reportero Digital Puerto Rico

En esta disciplina del ballet, no solo se trata de zapatillas rosadas y vestuarios sorprendentes, sino de la postura y balance que requiere el mismo. El ballet toma mucho tiempo y no se aprende fácilmente. Se necesita dedicación completa, por lo tanto se recomienda comenzar a temprana edad a trabajar.

Así lo hizo Patricia Nicole Colón García, bailarina de Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico. Comenzó en el ballet a los nueve años. Al principio, no era de mayor interés para ella. Lo veía como una obligación impuesta por su madre. Su interés era bailar jazz y hip hop, sin embargo, luego de muchas prácticas en el ballet, es su mayor pasión hoy día.

“El ballet para mí era como una obligación ya que mi madre me obligaba a estar en él y yo lo que quería bailar era jazz y hip hop”, narró Colón en su entrevista con Reportero Digital Puerto Rico.

Para la bailarina, su mayor sacrificio ha sido adaptar su cuerpo, ya que no tiene el porte femenino ideal debido a sus huesos grandes y sus curvas latinas. “Para el ballet se necesitan mujeres largas, estirilizadas y por el hecho de ser latina no tienes ese tipo de cuerpo, ya que tienes tus curvas y eso ha sido lo más difícil para mí, expresó Colón.

Según Colón, otra de las batallas constantes que tiene es su dieta estricta y sus entrenamientos para poder alargar sus músculos.

Pero, no todo es el sacrificio. También existe el lado positivo en este arte, como es el amor a los pasos, a la música y a la delicadeza del arte. Para la bailarina, su meta es terminar sus estudios en la Isla y luego mudarse a los Estados Unidos para audicionar en alguna compañía de ballet y luego llegar a ser maestra en esta disciplina.

Charibel28@gmail.com

twitter: @Charibelch

 

Estudiantes apoyan la enseñanza del ballet a temprana edad

Universitarios consideran que es un arte que debe comenzarse desde pequeño

Charibel Ceballos Hernández

Reportero Digital Puerto Rico

Matricular a sus hijos a temprana edad sería la opción aceptable para varios estudiantes de la Universidad de Sagrado Corazón (USC), quiénes respondieron en un sondeo de Reportero Digital Puerto Rico.

Sin embargo, no todos apoyaron la idea. “No matricularía a mis hijos a temprana edad ya que implica un poco de manerismo en el menor y más si están muy pequeños”, dijo la alumna Dialem Vélez.

Por su parte, el estudiante Jesús Vélez aceptaría matricular a sus hijos en el ballet, pero en el caso de tener un hijo varón opinó que sería un choque cultural. “Si es un varón es un choque cultural, pero en caso de que el quiera lo apoyaría y lo matricularía”, dijo Vélez

Mira algunas de las expresiones de algunos de los estudiantes de las USC.

Charibel28@gmail.com

twitter: @Charibelch

 

 

 

 

Pasos en el Ballet

Patricia Colón García, bailaride de Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico.
Patricia Colón García, bailaride de Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico. (foto por Charibel Ceballos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salto realizado por la joven bailarina donde eleva sus piernas.
Salto realizado por la joven bailarina donde eleva sus piernas. (Foto por Charibel Ceballos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuarta posicion. requiere los brazos hacia arriba y los pies cruzados.
Cuarta posición. requiere los brazos hacia arriba y los pies cruzados. (Foto por Charibel Ceballos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paso Arabesque. postura delicada, el cual se utiliza la pierna izquierda como soporte para levantar la pierna derecha.
Paso Arabesque. Postura delicada, el cual se utiliza la pierna izquierda como soporte para levantar la pierna derecha. (foto por Charibel Ceballos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elementos claves para la enseñanza en el ballet infantil

grafica

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ballet Teatro Nacional de Puerto Rico

Visita la escuela dedicada al ballet
Screen Shot 2015-12-08 at 9.24.03 AM