Gallinas delfines

Foto redipr.com

Por Reportero Digital Puerto Rico

Mientras cientos de estudiantes caminan apurados a sus clases y los profesores atienden complejas agendas para dictar sus lecciones, una población vive tranquila en la Universidad del Sagrado Corazón (USC).

Bajo la sombra de frondosos árboles, buscan su alimento, descansan y se divierten sin tener que acudir a clases, ni estudiar en la biblioteca.

Son decenas de gallos y gallinas que con sus pollitos viven felices en las zonas verdes de este campus santurcino.

Cerca de la residencia de las alumnas hay un predio preferido por muchas de esas aves. Allí pian, escarban y caminan entre los estudiantes sin estorbar.

Para muchos alumnos de la USC, es típico andar de un edificio a otro en el campus y toparse con las gallinas seguidas de pollitos.

En otros momentos, es común verlas merodeando por los jardines y por los estacionamientos donde muestran su astucia para evitar ser arrolladas por los automóviles.

Los gallos, gallinas y pollitos que también han convertido a la USC en su hogar son ya parte esencial del centro de estudios cuya mascota oficial es un delfin, por lo que las aves que forman parte de la institución son nuestras gallinas delfines.


Rescate Gallinístico

Por tratarse de otras integrantes más de la comunidad de la USC, ya algunos estudiantes pueden contar algunas anécdotas sobre vivencias con las gallinas delfines.

Una exalumna, quien solicitó no revelar su nombre, confesó a Reportero Digital Puerto Rico que emitió “el grito más grande de su vida estudiantil” cuando una gallina con sus pollitos se sintió amenazada por su presencia cuando ella iba cargada de libros y corrió hacia ella para picarla.

Ya se graduó y hace poco trabaja en una agencia de publicidad, pero asegurá que pasó el susto de su vida con la gallina.

“Tiré los libros y corrí porque la gallina corrió a las millas. Pensó que le iba a hacer daño a sus pollitos, pero yo ni la estaba mirando y de momento la tenía cerca. Tengo que confesar que le tengo miedo a esas aves, pero en la USC lucen tranquilas y no conozco que causen problemas mayores. Espero que el grupo siga creciendo y que los nuevos estudiantes las protejan y las adopten como unas mascotas más para recordar en sus días formación académica”, manifestó la joven.

Por su parte, Fabiola Torres, quien actualmente es estudiante de periodismo en la USC, relató a Reportero Digital Puerto Rico otra anécdota con las gallinas delfines.

Mientras se dirigía a una de sus clases, Torres narró que observó a una gallina cerca de la residencia de señoritas que iba con sus polluelos y cayeron por una de las alcantarillas.

“Vi cuando la gallina (en la alcantarilla). Estaba desesperada porque no podía sacar los pollitos y ellos tampoco podían salir”, sostuvo la joven.
Explicó que eventualmente “llegaron unos trabajadores de la universidad que se dieron cuenta de lo sucedido y vinieron a sacarlos”, expresó Torres.

Lo más gracioso, según aseguró, fue que “mientras ellos trataban de ayudar a la gallina, ella estaba en plan de ataque por el desespero que tenía por estar con sus crías”.

A pesar de las picotadas que le dio la gallina a los trabajadores, eso no fue razón para que descartaran sacar los pollitos de la alcantarilla para que pudieran reunirse con su madre y así evitar que fueran atacados por un depredador o que pudieran morir atrapados al no tener comida.

 

Gallina delfín
Foto por: Coral Latorre