Sin freno el contrabando de animales ilegales

 

Zona metro y oeste con mayor trasiego de animales ilegales

En auge compra de especies exóticas en toda la Isla

Por Verónica Torres Rodríguez

Reportero Digital Puerto Rico

El área metropolitana y la zona oeste son los sectores donde más casos de contrabando de animales exóticos ilegales se producen en Puerto Rico reveló Ángel Atienza, teniente del Cuerpo de Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

En entrevista con Reportero Digital Puerto Rico, el experto que fiscaliza y controla la entrada de animales peligrosos añadió que la venta y distribución de reptiles y aves exóticas aumenta en temporadas de verano y navidad.

Dentro de la zona oeste mencionó que hay más contrabando en Mayagüez debido a la proximidad del aeropuerto.

Tarántulas venenosas

El caso de tarántulas venenosas que fueron encontradas en un cuido de niños en Ponce ilustra la variedad de especies exóticas que han llegado a Puerto Rico. Este caso ocurrido hace un tiempo fue uno de los ejemplos que mencionó Atienza, que ponen en riesgo la seguridad del pueblo. El teniente recalcó la necesidad de tomar conciencia en la posesión de estos animales.

Según explica Atienza debido a que no tienen un control con la llegada de estas especies a la Isla, exhorta a reflexionar la compra de los mismos ya que en Puerto Rico no existe ningún antídoto para alguna mordedura de estos animales. Y si el animal se escapa o es abandonado puede tanto como ser un peligro para las personas como para los animales de su misma especie o género.

Lo anterior ocurrió con la especie de culebras Boa constrictora. Nativa en América que puede alcanzar hasta los 16 pies, esta serpiente datos tan recientes por el doctor Ricardo López, encargado del proyecto de dicho animal, informaron que hace un año se estaban entregando de dos a cuatro semanal y ahora de 12 a 14 en el mismo periodo de tiempo.

“La población se encuentra ya estable en la Isla, mayormente en el área de Mayagüez y compite al igual que muchas otras especies invasoras con animales endémicos de Puerto Rico, incluso este un depredador de murciélagos que no hay en otra parte del mundo” precisó el teniente.

Lo que dicta la Ley

En Puerto Rico la posesión de especies exóticas que atente contra la flora y fauna de la Isla está prohibida. La Ley de Vida Silvestre le concede el poder al DRNA para multar a quien se le incaute algún animal ilegal.

El estatuto clasifica como especies exóticas aquellas que han sido introducidas y que de acuerdo con el criterio del Secretario DRNA no son parte de la flora o fauna nativa o migratoria del Estado Asociado de Puerto Rico.

El monto de las multas varía. Todo depende de cuánto cuesta el animal en el mercado tradicional. “Se multa por individuo. Si una especie cuesta $50 son $50 de multa, de $100 a $150 son $150, de $150 a $300 son $300, de $300 a $500 son $500, de $500 a $1000 son $1000 y de $1000 a $5000 son $5000”, manifestó Atienza.

No obstante, recalcó que si la persona decide entregar la especie, no se le penaliza, ni se le pregunta. Lo importante “es que la entregue o llame al Departamento para recogerla. Si el DRNA interviene se le multa automáticamente” explicó Atienza.

Correo electrónico: vtorresro32@gmail.com

Twitter: @verotorresro

 

Amante a lo prohibido

Un joven desafía las leyes por amor a los animales.

Por Verónica Torres Rodríguez

Reportero Digital Puerto Rico

Desde niño le cautivaron los animales, en especial los exóticos. Al presente “Tazmania” y “Draco” fueron parte de sus mascotas más preciadas. Sin embargo, ambos animales fueron confiscados por las autoridades.

En este caso, estos particulares nombres son de dos serpientes machos de raza Pitón burmesa albina que cuidaba nuestro entrevistado al que mantendremos en anonimato.

El joven de 20 años, quien reside en Ponce, siempre soñó con tener una culebra de mencionada raza. Sin embargo, como es una especie que crece tanto y requiere de cuidados forzosos, sus padres no se lo permitieron. No fue hasta los 19 años cuando ahorró dinero y se compró en diciembre del 2013 la primera Pitón burmesa albina la cual le costó $500.

No obstante, el juguetito no le duró mucho tiempo, “Tazmania” siempre estaba suelta en la casa y una mañana de febrero del 2014 el joven se vio en problemas cuando el reptil cayó en casa de su vecina quien asustada llamó al cuartel y lo denunció.

Sidestory
Foto suministrada del entrevistado. “Tazmania” medía 9 pies, pesaba unas 70 libras aproximadamente y tenía aproximadamente cinco años de edad.

El entrevistado, describió el suceso como uno sumamente triste. “Para mí fue como si me llevaran un hijo, yo lloré esa culebra como no se imaginan”, dijo el ponceño.

La Policía se encargó de llamar al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y fueron ellos quienes reconocieron que el animal era ilegal y procedieron a confiscárselo y multarlo por $300, sin oportunidad de recuperación.

Para el joven estudiante de Ciencias Naturales en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR) su meta es ser veterinario. Ya que siente un amor y respeto por los animales inmenso.

Tanto así que a pesar del mal rato que pasó, a mediados de mayo del mismo año un amigo le regaló otra culebra albina porque no tenía tiempo para cuidarla y el joven aceptó nuevamente la responsabilidad que conllevaba tener una.

En esta ocasión “Draco” estuvo cuatro meses con él, ya que una noche en su pueblo la Policía lo agarró con el animal y tras una persecución lo detuvieron e intervino el DRNA multándolo esta vez por $600.

Además de la posesión de dichas serpientes, el joven tiene contactos con vendedores grandes clandestinos de especies exóticas.

“Yo lo que hago es que las compro a un precio y las vendo más caras” declaró el entrevistado quien añadió que lo más que vendió por un tiempo fueron puerco espines y serpientes.

Asimismo, ha conseguido otras especies como hurones, caimanes, escorpiones, tarántulas y sabana monitor.

Correo electrónico: vtorresro32@gmail.com

Twitter: @verotorresro

 

Hambre peculiar

Mira el video

El siguiente video muestra como el joven amante a los animales, da de comer a una de sus serpientes. El ponceño alimentaba sus mascotas una vez cada dos semanas con conejos grandes que le costaban $10.

 

Jóvenes reconocen los riesgos que implica tener una especie exótica

Datos reflejan conciencia en estudiantes sobre la pertenencia de animales ilegales

Por Verónica Torres Rodríguez

Reportero Digital Puerto Rico

Tener un animal exótico prohibido por ley en Puerto Rico no es una opción para el 62% de los jóvenes entrevistados de la Universidad del Sagrado Corazon (USC) que respondieron a un sondeo sobre ese tema de Reportero Digital Puerto Rico.

Sin embargo, un 38% de la población desafiaría las leyes al tener uno. Para Devaney Santana, estudiante de Publicidad, de la USC le resultaría interesante y divertido tener un animal exótico, “no consideraría comprar algún animal peligroso pero sí uno inofensivo”, admitió la sagradeña.

Correo electrónico: vtorresro32@gmail.com

Twitter: @verotorresro

Una amenaza los animales exóticos invasores

De acuerdo al estudio sobre las especies exóticas invasoras más comunes del DRNA, estos son algunas de las especies, no es una lista establecida, se van añadiendo conforme los reporten.

Foto tomada del archivo del DRNA. Gallina de palo o iguana verde (Iguana iguana): La hembra de esta especie puede poner un promedio de 35 huevos por año y en ocasiones se alimentan de pichones de aves que aun no están listos para volar.
Foto tomada del archivo del DRNA.
Gallina de palo o iguana verde (Iguana iguana):
La hembra de esta especie puede poner un promedio de 35 huevos por año y en ocasiones se alimentan de pichones de aves que aun no están listos para volar.

 

Foto tomada de Gazir Sued. Monos rhesus (Macaca mulata) y monos patas (Erythrocebus patas): Estos monos suelen ser portadores de enfermedades como el herpes, hepatitis B y tuberculosis.

 

Foto tomada de Carlos Henrique Luz Nunes de Almeida.
Foto tomada de Carlos Henrique Luz Nunes de Almeida. Tordo lustroso (Molothrus bonariensis): El tordo no construye su propio nido, parasita nidos de varias aves nativas como la mariquita de Puerto Rico, Agelaius xanthomus, ave endémica y en peligro de extinción..

 

Foto tomada de www.drosophila.es Rata (Rattus norvegicus) y ratón común (Mus musculus): Introducidos accidentalmente esta especie destruye nidos de aves incluyendo los artificiales provistos para la recuperación de la cotorra puertorriqueña y son portadores de rabia.
Foto tomada de www.drosophila.es
Rata (Rattus norvegicus) y ratón común (Mus musculus):
Introducidos accidentalmente esta especie destruye nidos de aves incluyendo los artificiales provistos para la recuperación de la cotorra puertorriqueña y son portadores de rabia.
Foto tomada de www.boa-constrictors.com
Foto tomada de www.boa-constrictors.com Boa común del norte (Boa constrictor imperator): Esta serpiente representa una verdadera amenaza ya que se alimenta de especies endémicas y puede llegar a ocasionar la muerte de una persona sin importar la edad.